Sociedad de Festejos y Cultura
Patrona de Langreo
Nuestra Señora de El Carbayu

festejosdelcarbayu

Subtitle

«Viva la Virgen del Carbayu»

El Carbayu

El Carbayu es un pueblo que pertenece a la parroquia de Ciaño, en el Concejo de Langreo. Está situado en la falda de una colina, sobre una pequeña meseta desde la que se divisa gran parte del concejo, que es atravesado por el río Nalón.
Se levanta en este pueblo una ermita, cuyos orígenes se pierden en el Medievo, rodeada de un frondoso robledal o carbayal, que da nombre al pueblo. La ermita consta de tres partes y tres cuerpos de los que se compone, los tres de diferentes épocas. En su origen, la ermita, data de finales de la Edad Media. La fachada y última fase es del siglo XVIII. Se sabe, con rigor, que el retablo mayor de la ermita data del año 1730 y que es obra de destacado mérito artístico, tallado en madera de nogal.
Cuenta la Leyenda, que es tradición muy arraigada en el pueblo, el haberse aparecido la Virgen sobre un centenario “carbayu”. En el lugar donde estaba situado ese añoso roble se construyó el templo, pues habiendo pretendido levantarlo en otro sitio, más próximo al valle, varias veces se apareció la Virgen allí donde ahora está la ermita, situación que se eligió como consecuencia de las repetidas apariciones.
En las inmediaciones de la ermita está colocada una placa con dedicación a los canteros que participaron en la construcción de la ermita que dice lo siguiente:
«A los canteros de Pampiedra que, según cuenta la tradición, construyeron la ermita en El Carbayu después de haber iniciado su edificación en las proximidades de las Cuestas»
La leyenda cuenta que la Virgen, en desacuerdo con esta ubicación inicial, convirtió en piedra el pan de los canteros, y por ello a ese lugar se le llamó desde entonces Pampiedra. La historia dice que hubo una época en la que fue parroquia, aunque no se sabe con exactitud los años. Debido a ello fue la construcción del tercer cuerpo. Consta en los libros parroquiales el saqueo de que fue objeto la ermita por los soldados franceses durante la Guerra de la Independencia.
Debemos dejar constancia de una visita real. La Reina gobernadora, Dña. María Cristina de Borbón, con ocasión de su estancia en el Palacio de Villa para visitar a su hija en el año 1861, subió a El Carbayu y se postró a orar ante la Virgen, en cumplimiento de una promesa. Subió la Reina en un carro del país o de “esquirpies” bien untado de “saina”, muy adornado y previsto de sillón. Le hacían guardia de honor doce hermosas jóvenes con trajes típicos de aldeanas. En el séquito iba a caballo toda la comitiva del Palacio de Villa, con los marqueses al frente, el alcalde de Langreo D. Miguel Naves, el escribano y notario D. Tomás Cienfuegos, el párroco y arcipreste de Ciaño D. José Castañón, el famoso cazador de osos Xuanón de Cabañaquinta, D. Manuel del Valle, de Riaño y otros importantes personajes langreanos de aquella época.
Subieron por la mañana, oyeron misa en la ermita y después comieron al aire libre, en la verde alfombra de la carbayeda. Se recuerdan célebres anécdotas de aquella histórica jornada.
Desde la construcción de la ermita siempre hubo devoción hacia la Virgen por los langreanos y por los habitantes de los concejos limítrofes y como ejemplo se puede citar al testamento otorgado por D. Damián de Argüelles Meres, vecino de la villa de  Sama, regidor de Oviedo, del 5 de agosto de 1629 que dice:
«Encargo a Catalina de Ciaño, mi mujer, me haga decir cuatro misas y un novenario en nuestra
Señora de El Carbayu. Item, dejo cuatro ducados a Nuestra Señora»
Terminada la Guerra, la devoción mariana se intensificó extraordinariamente. En Langreo, esta espiritual veneración tuvo referencias unitivas. En 1946 el semanario “Filón” solicitaba que la Virgen de El Carbayu fuese proclamada Patrona de Langreo. Apenas dos años más tarde, un grupo de entusiastas langreanos, amantes de las mejores tradiciones, se dirigen a la corporación suplicando se digne “declarar y proclamar oficialmente Patrona de Langreo a la Virgen de El Carbayu”.  Encabezaban esta petición tres exalcaldes: Leopoldo Fernández Nespral, Cándido Fernández Riesgo y Francisco García Fernández.
Fue el 12 de septiembre de 1954 cuando tuvo lugar la solemne proclamación. La Nueva España informaba: «Nunca hemos visto tanta gente en el pueblo de El Carbayu».
Como consecuencia de esta devoción a la Virgen, la gran afluencia de peregrinos dio lugar, paralelamente a la fiesta religiosa, a las romerías que se celebraban cada año. Se fueron creando comisiones que organizaban los actos lúdicos hasta constituirse una Sociedad de Festejos, que en la actualidad lleva el nombre de «Sociedad de Festejos y Cultura Nuestra Señora de El Carbayu. Patrona de Langreo»
En el año 1976, esta Sociedad, crea el título de Langreano de Honor. Se quiere con dicho título distinguir y premiar a personas, entidades y asociaciones que presenten un historial de méritos y servicios en sus respectivas actividades y un langreanismo sano, creativo, integrador y fructífero, destinado a potenciar e impulsar nuestro municipio.
En reunión de Junta Directiva celebrada el 14 de junio de 2011 se acordó que se iniciaran los trámites para que las fiestas de El Carbayu fueran declaradas de Interés Turístico Regional. A partir de ese día  y en colaboración con el Ayuntamiento, a través del Área de Cultura, se empezaron a dar los pasos necesarios para tramitar esa declaración. Se aportó la documentación solicitada, se justificaron todos los requerimientos y se buscaron adhesiones de instituciones y personas de Langreo, Asturias, España y del extranjero. El 18 de mayo de 2012 se presentó toda la documentación en el Registro del Principado de Asturias y finalmente el 19 de diciembre de ese mismo año fue declarada FIESTA DE INTERÉS TURÍSTICO REGIONAL.
El Carbayu fue declarada
Fiesta de Interés Turístico Regional
el 19 de diciembre de 2012


Este nombramiento nos obliga a intentar que el interés por las fiestas Patronales de Langreo se trasmita a todos los langreanos y langreanas, independentemente de donde residan. Esperamos que las personas se animen a disfrutar de estas fiestas lúdico-religiosas tan arraigadas.

Gracias a la colaboración del personal del Área de Cultura del Ayuntamiento de Langreo, Alcaldesa, representantes de la corporación municipal y la Asociación de Langreanos por el Mundo, sin ellos no hubiera sido posible.

Historia de un pueblo, una ermita y un sentimiento

En el año 1954, con motivo de ser proclamada y declarada Patrona de Langreo, Nuestra Señora del Carbayu, como el santuario más tradicional y típicamente langreano, se compuso por el maestro Prieto, organista del Seminario de Comillas, un precioso y sencillo himno a la Virgen del Carbayu, con letra de José León Delestal y que se cantó, en medio del coro de los fieles, en la solemnísima fiesta de la proclamación del día 12 de Septiembre de 1954. El Concejo de Langreo, entero, ha rendido en dicho día un grandioso homenaje a la Virgen de “El Carbayu” consagrán­dola como su excelsa Patrona. El acto que tuvo lugar en la gran explanada que existe al costado derecho del santuario, fue presidido por la imagen de la Virgen, ante un concurso extraordinario de fieles devotos, que cantaban a coro el himno. El Ayuntamiento de Langreo con sus banderas, el clero del Arciprestazgo y los representantes de las otras parroquias del concejo llegadas hasta aquellas alturas, donde se apareció, hace ya varios siglos, la Virgen sobre “un carbayu” para rendirle el tributo de todos los corazones langreanos y ante el espectáculo de gran religiosidad y de gran emotividad, el párroco de la Felguera, D. José Arenas supo cantar con gran oratoria, fogosa y arrebatada, la unidad de todo Langreo, por la devoción y el fervor a la Virgen de “El Carbayu”, y proclamándola su excelsa Patrona.

 

Este magnífico espectáculo, de gran entusiasmo, que presenciamos en la ermita y santuario de El Carbayu, ya pertenece a la historia de nuestro pueblo.

 

Himno de El Carbayu

Cantemos a coro:


Corona de las cumbres

paloma entre la niebla

estrella que perfumas

los valles con tu luz.

Rezando ante el Carbayu 

Langreo por ti, aprende

que es Madre de los hombres

la Madre de Jesús.


Sobre el recio misterio de un Carbayu

que en la cumbre soñaba su oración

floreció, como un cántico de mayo, 

la azucena de nuestra salvación.

Derrama sobre el valle,

la paz de tu reinado

y rasgas la nieblina

y apagas nuestra sed.

Ablandas con tu gracia

las duras escombreras

y clavas en la mina 

las rosas de la fe.


Dios te salve, dulcisima paloma

que en el monte tu fulgor,

para darnos las mieles de tu aroma 

y alcanzarnos con tu mano,

hasta el señor.


Bendícete Santina

las perlas del orbayu,

bendícete las aguas

tiznadas del Nalón.

Y orando ante el Carbayu

Langreo es una llama

que reina te proclama

rindiendo el corazón.


«Extracto de la Monografía
histórica de “El Carbayu”
descrita por
D. Cándido Fernández Riesgo”»